miércoles, 6 de junio de 2012

Las contribuciones del #132 a la crítica de la farsa electoral. (2 de 3)

Dar click para ampliar imagen
La identidad del movimiento se configura en torno a la deplorable y evidente alianza entre las televisoras y Enrique Peña. En la medida en que los estudiantes mantengan identificado al adversario, las posibilidades de que el movimiento se fortalezca son grandes. Sin embargo, parece que conforme el tiempo pasa, las demandas se están diversificando, tal vez demasiado, probablemente por la enorme presión que están ejerciendo los poderes fácticos para obligarlos a neutralizar sus críticas al candidato del PRI y a Televisa.

Por lo que respecta a las formas de organización parece que el movimiento, que surgió en la ciudad de México se empieza extender a los estados de la república, lo que pondrá a prueba su capacidad para configurar una estructura que pueda tener presencia en todo el país. Las manifestaciones de repudio hacia Peña han cobrado forma en estados como Tabasco, el estado de México, Guerrero, Quintana Roo y Guanajuato, lo que confirma que el elemento aglutinador es el antipriísmo. Las consignas no dejan lugar a dudas: “¡La democracia no es una telenovela! y ¡Yo soy prole, pero sí leo!”, “¡Ibero aguanta, Guerrero se levanta!” o declaraciones como “No es odio ni intolerancia contra su nombre (Peña Nieto), sino hartazgo e indignación ante lo que éste representa” que claramente matizan la crítica y muestran su rechazo a un eventual regreso del PRI a Los Pinos.

En la primera asamblea interuniversitaria celebrada en Ciudad Universitaria a la que acudieron representantes de 54 universidades públicas y privadas se puso a prueba la capacidad del movimiento para dialogar. Por cerca de 12 horas se discutieron en 15 de mesas de trabajo temas como la postura del #132 frente a los medios, su relación con otros movimientos sociales e incluso su agenda poselectoral. Aglutinados en asamblea plenaria se leyeron las principales propuestas sin olvidar, insisto, su demanda central: su rechazo al regreso del viejo régimen encarnado por Peña.

Por otro lado, el #132 está consciente de la necesidad de establecer puentes con otros movimientos fuera del país como los Ocupa Wall Street o Los Indignados los cuales han respondido favorablemente. Este hecho podría fortalecer al #132 pues conocerá otras formas de lucha para ampliar su capacidad de movilización. En todo caso la organización girará en torno a la Asamblea General Universitaria, en donde estarán los representantes de las universidades adherentes, y una Coordinadora  Interuniversitaria que tendrá un carácter operativo pero sin capacidad para tomar decisiones.

En la primera Reunión Nacional Interuniversitaria, celebrada el martes 5 de junio y que contó con representantes de 98 universidades, el tema que generó más polémica fue su posición con respecto al voto. Se discutieron tres propuestas: voto útil, voto nulo o voto crítico e informado. La última opción fue la que recibió el visto bueno de los representantes lo que parece una decisión congruente con las demandas originales. Las discusiones duraron más de veinte horas y por momentos se tuvo que llamar al orden porque las cosas parecían salirse del control de los moderadores pero la sangre no llegó al río y se pudieron articular las propuestas.

Como se ve, el cuidado que ha puesto el #132 por abrir canales de discusión y la conformación de consensos demuestra que el impulso original empieza a tomar forma. Pero también define el carácter ético de un movimiento que quiere definir en su práctica política y en sus relaciones internas un espacio de tolerancia, de respeto a la diversidad, que los coloque en las antípodas de la política institucional. Pero y ¿cuáles son sus formas de acción? Eso lo analizaremos en la próxima entrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario