jueves, 10 de mayo de 2012

Perlas electorales: Gabriel Quadri y el Neoliberalismo Verde Región 4


Sin la intención de analizar las peripecias del debate -que pudo más que un partido de futbol y las amañadas predicciones de Salinas Pliego- y a pesar de la remotísima posibilidad de que Gabriel Quadri gane la elección presidencial, no me queda más remedio que desenmascarar sus ‘propuestas’ en vista de su éxito relativo que se vio reflejado en el crecimiento de las intenciones de voto para su causa.

Muchas personas quedaron impresionadas por la forma en que articuló sus propuestas, perdiendo de vista su contenido, su esencia. En las redes sociales fue notoria cierta fascinación por la manera en que respondió a las preguntas, por su apariencia y su relativa espontaneidad que contrastó con la grisura de los otros candidatos que estuvieron lejos de comunicar emociones, apegándose hasta la náusea a un guió predeterminado por su equipo de asesores. 

En realidad, las propuestas de Quadri no son otra cosa que lo que hace ya algunos años se empezó a manejar en EEUU para mejorar la imagen del neoliberalismo en decadencia: el neoliberalismo verde, mejor conocido en nuestro territorio como desarrollo sustentable. Este adefesio de modelo económico es sólo una versión edulcorada del neo extractivismo que estamos viviendo -por ejemplo en el estado de Veracruz con los proyectos mineros e hidroeléctricos.  

El neoliberalismo verde se caracteriza por el intento de vender la idea de que es posible seguir explotando la naturaleza sin depredarla, de que el capitalismo puede moderar su sed de ganancias en aras del mantenimiento del equilibrio ecológico. Dada la dinámica de acumulación de riqueza, que coloca en la cúspide la rentabilidad de las inversiones, tal argumento no es más que una vil patraña. La propuesta es promovida desde hace tres años por el Programa de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente (PNUMA) y su objetivo real es alargar lo más posible la existencia del neoliberalismo depredador alrededor del mundo. 

En este sentido, las ‘originales’ propuestas del empresario Quadri (así se presentó al iniciar su intervención en el debate) no son más que una versión del neoliberalismo verde para la región 4 (así se denomina a los dvd’s que pueden ser reproducidos en México) de un modelo económico que ha operado en México por treinta años con los resultados que todos conocemos. Su fe en el empresariado como factor de cambio resulta a estas alturas el colmo de la demagogia. El propio Quadri ha sido acusado de utilizar las bondades del ecologismo para su beneficio personal. En el sexenio de Ernesto Zedillo tuvo que abandonar el puesto de director general de normatividad del Instituto Nacional de Ecología (INE) por vender permisos para el manejo de de residuos peligrosos sin respetar la normatividad vigente. Mejor ejemplo de lo que hay detrás del neoliberalismo verde no puede haber. 

Pero lo peor de todo es su táctica de colocarse como el ciudadano ejemplar, independiente, interesado por mejorar la economía nacional y sobre todo ajeno a los enjuagues y prácticas de los políticos, cuando en realidad representa a un actor político profundamente corrupto y criado en las miasmas del sistema político mexicano: Elba Esther Gordillo. A esos que ven con simpatía su aparente independencia habrá que recordarles que la estrategia de Quadri y del Partido Nueva Alianza (PANAL) es lograr mantener el registro -que es el negocio familiar de su patrona- camuflada en un modelo económico que parece ‘innovador’ pero profundamente demagógico.
Más aún, además de procurar mantener con vida un partido familiar, simulando autonomía y capacidad, el señor Quadri y su ventrílocuo están trabajando para quitarle votos a la oposición -sobre todo a la encabezada por el candidato de las ‘izquierdas’- y contribuir así a que, en un escenario probable de elección cerrada, el dinosaurio pueda volver a Los Pinos. Y si no como explicar que el títere de la mamá del Chucki le entró también a la guerra de lodo que tanto denunció para atacar a López Obrador, mientras que a los otros no los tocó ni con el pétalo de un rosa. No sería una sorpresa que le tocara un huesito en el gabinete si gana Peña, para recompensar sus servicios. 

Así las cosas y a pesar de que los otros candidatos evitaron engancharse en las provocaciones que les lanzaba el candidato del PANAL para no hacerle el caldo gordo, habrá que seguirlo con atención como el demagogo más perverso y peligroso en esta campaña presidencial, lo que demuestra que no fue elegido al azar y que es un digno representante de la Gordillo y su estilo político. De eso no me queda la menor duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario