domingo, 10 de abril de 2011

Cuestión Eterna


“No debes estar triste porque en este continente nuestro, le estén cortando cada día más las manos y las alas al espíritu”

- Antonio Colinas, poeta español


Leí en un manifiesto rolerista: La canción es poesía, y la poesía es un chopo que canta y rola. Y con ella rolando, dígote, lector, lo que Luther King dijera: La cobardía pregunta: “¿Es seguro?” La conveniencia pregunta: “¿Es oportuno?” La vanidad pregunta: “¿Es popular?” Pero la conciencia pregunta: “¿Es justo lo que nos sucede?” (La respuesta está adentro, solo adentro de cada quien).

Este Aquelarre es cuestionable: ¿Por qué el Che Guevara tiene la peligrosa costumbre de seguir naciendo? Cuando más lo traicionan, más nace. Es el más nacedor de los líderes del siglo XX porque lo que pensaba hacía, revolucionando con sus palabras y actos. ¿Será por eso? Enseñándonos que el hombre riendo, cantando, y soñando convierte la basura-escoria-hez humana en bienestar colectivo si despiertos damos al arcoíris latinoamericano nuevos colores mundanos con nuestro cantar colectivo para que no sean mudas su realidad y memoria histórica.

En su momento, José Martí anunció: La joven nación Norteamericana es un imperio glotón, por su insaciable hambre manifestada por comerse el mundo. Cuando había devorado su territorio étnico, comióse medio México como plato fuerte por el vende-país Santana. Y su bulimia imperial ésta hoy en el Medio Oriente. ¿Qué estandarte ondeará para justificar su intromisión en la decisión viril de esas naciones? Respondo: el que su conveniencia financiera les favorezca, amplificando lo que William Taft en 1909 dijera: “Todo el hemisferio será nuestro en los hechos no como territorio sino moralmente en virtud de nuestra superioridad racial”.

Y como remache, Teddy Roosevelt, su premio Nobel de la Paz, dijera: “Ningún triunfo pacífico es tan grandioso como el supremo triunfo de la guerra”. Y a estos imperialistas les doy a mi Lao-Tsé cabalgando orientales veredas existenciales en su asno azul, y con sus sabias palabras responderles: “Cuanto más rica es una nación, más pobre es”. Conociendo lo que destruye una guerra y el dolor que implica se alcanza la gloria del porqué vivir en la Paz. Aprendamos que quienes se deleitan en la conquista, se deleitan con el dolor humano (el imperio gringo no tiene amigos, tiene socios, ni tampoco niña en los ojos sino el signo de dólares). Cierro este párrafo: El encuentro entre los hombres de diferentes civilizaciones, su contacto histórico, es dramático, y más cuando los unos se sienten superiores a los otros (racismo puro).

A nombre de la tolerancia hay experiencias tan intolerables menoscabando la libertad de expresión. Prefiero no hablar del traumatismo histórico que vivimos, pero si rolar cantando nuestro dolor para volver a dar con la libertad de ser, haciendo. Confirmo: los actuales políticos, son en mayoría unos pobres políticos ricos. Y de esta pobreza y riqueza política estamos hasta el gorro: cáncer carcomiendo las entrañas nacionales. ¿Qué hacer y cómo hacerlo para arrancarlo de raíz? La respuesta está en ti, lector.

Por último: Carlos Slim sigue siendo el hombre más rico del mundo para “nuestra gloria internacional”, mientras millones de mexicanos siguen siendo tan pobres, inconmensurablemente pobres. Ojo y mucho oído, Sr. Presidente, ¿no oye usted los pasos hambrientos de su pueblo en los tejados de sus Pinos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario