lunes, 7 de febrero de 2011

Política: crisis estructural del México de hoy

“No des un pez a tu hijo para que coma un día. Enséñalo a pescar para que coma toda la vida”
- Proverbio hindú


“El corazón al corazón se fía/ si el águila cual las águilas natales/ estrangulan serpientes en la vía/.
- Carlos Pellicer, poeta tabasqueño

La vida es eterna lucha: aniquilar al enemigo es condición de supervivencia. Amistad o enemistad provienen del vivir humano. Diferenciarlas es clara política a grado máximo conciliando posiciones sin regla alguna que valga: cada cual móntese a su macho (la más testaruda híbrida bestia equina). Maquiavelo retrató a la política como un centauro: mitad bestia, mitad hombre. Así como no hay Estado sin ejército, no hay política sin violencia, pero tampoco hay política para simplemente violentarnos porque la vida se nos da, y la merecemos dándola en el actuar político, sirviendo, siempre sirviendo. Y si el político es humilde estará más cerca de lo grande: líder a seguir (el gorrión tiene lástima del pavo real, presumiendo el arcoíris-abanico de su cola, ocultando sus feas patas). El político-líder jamás cierra las puertas a sus errores y deja fuera a la verdad histórica (el policastro cree que las convulsiones de sus víctimas son de ingratitud).

Los malos políticos arman revoltijos, mezclando el revés y el derecho sin saber dónde está el arriba ni dónde el abajo, y en tal caos no sabemos quién es el mandante y quien el mandado (político verdor perdido). Los diversos destinos políticos que por décadas hemos padecido (PRI-PAN) abrieron en la historia del país caminos para el mal nuestro, incoherentes con la verdad nacional. Compartamos esta certidumbre: nuestros problemas han de resolverse por el socialismo y en el marco de nuevo orden mundial, aumentando fuerza y autonomía del pueblo trabajador en sus organizaciones autónomas u opositoras del partido de Estado y resolver lo que aflige a la mayoría y a la nación en sus alianzas con conciencia, combatividad y con arrojo y prudencia. El desarrollo que deseamos implica política detallada, coordinada y vigorosa: industria de bienes de capital, producción en gran escala de alimentos y artículos de consumo popular, sustentada en planes globales y detallados de acción, comunes y efectivos, y sobre todo practicables con conocimiento pleno de posibilidades y limitaciones (la política debe ser el arte de un bien que el político otorga al pueblo trabajador: nadie tiene el derecho de sentarse a la mesa si no se ha ganado el pan de cada día).

Existen dependencias políticas diversas: espejos de doble luna que reflejan la dependencia a grupos por mantenerse en el poder, sin importarles un comino México, sin reconsiderar que el pez necesita del agua para vivir como la araña de su red para alimentarse, o el dátil del desierto, y nuestro café de la altura para ofrecernos su aromática calidad frutal. Pretenden seguir usufructuando del erario, y tan culpables son los que se lo permiten, olvidándose que de todas las cosas dignas de admiración que hay en el mundo, ninguna es tan admirable como el hombre (Sófocles, trágico griego). Y éste es el ser único facultado como actuante político.

No hay comentarios:

Publicar un comentario