lunes, 8 de noviembre de 2010

México Bárbaro


¿Cómo se puede ser optimista cuando todo esto es una extensión de sangre y lágrimas? Ni siquiera vale la pena que nos amenacen con el infierno, porque ya tenemos infierno. El infierno es esto.
- José Saramago

Primer acto
Ciudad Juárez, Chih., 22 de octubre. Un comando armado irrumpe en una fiesta de cumpleaños y acribilla indiscriminadamente a los asistentes. La mayoría de los presentes son estudiantes de secundaria y preparatoria. Entre las víctimas adultas destaca la madre del festejado, de 30 años, quien deja seis hijos en la orfandad, y al menos otras tres mujeres, una embarazada. Dos niños de siete y 11 años también resultan heridos. La brutal masacre deja un saldo de 14 muertos y 20 heridos.

Segundo acto
Tijuana, Baja California, 24 de octubre. Un grupo de gatilleros irrumpe en el centro de rehabilitación para adictos El Camino, de la colonia Buenos Aires Sur, y asesina a 13 personas.

Tercer acto
Saltillo, Coahuila, 24 de octubre. Cuerpos de seguridad (Policía Federal Preventiva) matan a tres miembros de una familia al disparar más de 200 balazos contra la camioneta en que viajaban las víctimas, asesinando al instante a una madre de familia, de 47 años de edad, y a sus dos hijos de 18 y 14 años, respectivamente. El menor de edad fallece en el lugar del tiroteo y su hermana en el momento en que es subida a la ambulancia, cada uno con seis balazos.

Cuarto acto
Tepic, Nayarit, 27 de octubre. Un grupo de hombres armados con fusiles de alto calibre ejecutan a 15 jóvenes en las instalaciones de un autolavado. Algunos de los jóvenes intentan huir, pero son alcanzados por los sicarios, quienes los acribillan en las inmediaciones del negocio, a plena luz del día. Las víctimas trabajaban en el lugar como parte de su rehabilitación en el Centro Alcance Victoria AC, por su adicción a las drogas.

Quinto acto
Ciudad Juárez, Chih., 28 de octubre. Un “comando” intercepta un camión de la maquiladora Eagle Ottawa y balea a los trabajadores –la mayoría mujeres– que eran trasladados de la planta de la empresa a sus hogares. Cuatro empleados –tres mujeres– mueren en el instante, 15 resultan heridos. Familiares confirman que dos de las mujeres ultimadas tenían cada una tres hijos cuyas edades van de los cuatro a los 11 años.

Sexto acto
México, D.F., 28 de octubre. Un grupo de hombres armados, a bordo de dos vehículos, intercepta a siete jóvenes en calles de la colonia Morelos, de la delegación Cuauhtémoc, y abre fuego contra ellos. En el lugar fallecen seis de los atacados.

Séptimo acto
Ciudad Juárez, Chih., 29 de octubre. En señal de repudio a la desquiciada violencia rampante, estudiantes universitarios se manifiestan en las calles para condenar la negligencia de las autoridades y exigir cese a la barbarie. El gobierno responde con el envío de Policías federales, a quienes se les da la orden de disparar contra los manifestantes. Un estudiante de sociología de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) recibe un impacto de bala por la espalda que lo deja gravemente herido.

Octavo acto
En relación con estos hechos, humanamente repulsivos, un integrante de la nomenclatura calderonista, según parece, responsable de la política interna, emite públicamente la siguiente declaración: “Los recientes actos criminales ocurridos en diversos puntos del país confirman la pertinencia de conservar y reforzar la estrategia del presidente Felipe Calderón Hinojosa en materia de seguridad” (sic).

¿Cómo se llamó la obra?
Los hornos de Calderón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario