viernes, 30 de julio de 2010

Soneto XXI de Sor Juana Inés de la Cruz, edición de J. C. Merlo, Ed. Bruguera (1968)

Si los riesgos del mar considerara,

ninguno se embarcara; si antes viera

bien su peligro, nadie se atreviera

ni al bravo toro osado provocara.

Si del fogoso bruto ponderara

la furia desbocada en la carrera

el jinete prudente, nunca hubiera

quien con discreta mano lo enfrenara.

Pero si hubiera alguno tan osado

que, no obstante el peligro, al mismo Apolo

quisiese gobernar con atrevida

mano el rápido carro en luz bañado

todo lo hiciera, y no tomara sólo

estado que ha de ser toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario