martes, 20 de julio de 2010

El Balón como bandera política

AQUELARRE
arturo mejia acosta


El gol es el orgasmo del fútbol. Como el orgasmo, el gol es cada vez menos frecuente en la vida moderna.


-Galeano, uruguayo


La resistencia de Mandela para dar Libertad y Patria a Sudáfrica inspiró a 40 millones como la de Gandhi, en su momento, se la ofrendó a India con su No Violencia y Servicio; pero el Mundial 2010 paralizó al mundo. Viendo los partidos aprendí a no ilusionarme ni empantanarme con el más universal deporte, pero mira, lector, que tomar al balón como bandera política (décadas 30 – 40) por los ismos imperantes más perversos y de destrucción y exterminio: nacionalismo, racismo y fascismo. Fútbol y Patria, Fútbol y Nación: balón ondeando en los estadios como bandera de Hitler, Mussolini (¡Forza Italia!) y Franco. Es cierto que el fútbol y la patria están siempre atados, y que con frecuencia los políticos especulan con esos vínculos de identidad como también los inversionistas hacen con ellos el mejor negocio de su ávido ingenio capitalista. Este rollo deberá ser para otro AQUELARRE.

Gracias a Arsinoé (amigo y colaborador de Milenio), antes del Mundial, leí un libro más del escritor a quien la U.V., en meses pasados, distinguiera como Huésped Honorífico: “El Fútbol a Sol y Sombra” de Eduardo Galeano, escrito en su estilo: viñetas irónicas y audaces, apasionadas y melancólicas declarando su amor a la alegría e imaginación y belleza del fútbol (sus palabras escritas en sus libros contienen su alma). Yo que era indiferente y total ignorante del fútbol por leer sus viñetas este escribidor uruguayo metió GOOOL en mi conciencia ganándome una vez mas (gracias, amigo Arsinoé).

Disculpa, lector, por esa aparente dispersión del asunto que trato en este. Recomienzo: Fútbol y Patria, Fútbol y Nación: El Balón como Bandera Política. La escuadra italiana (Club Milán) y la consigna ¡Forza Italia! Que provenía de los estadios prometía ganar para salvar a Italia y ganó el mundial del 34 en nombre de la Patria y de Mussolini saludando al público con la mano extendida. Para los nazis el fútbol era cuestión de Estado. En 1942 Ucrania estaba plenamente ocupada por Alemania. A los jugadores del Dínamo de Kiev les advirtieron antes del juego con una selección de Hitler en el estadio local: - “Si ganan, mueren”. Dejo a Galeano en mi lugar: “Entraron resignados a perder, pero no pudieron aguantarse las ganas de ser dignos”. Los once fueron fusilados con las camisetas puestas en lo alto de un barranco, cuando terminó el juego.

En esas décadas, mientras el gral. Franco del brazo de Hitler y Mussolini, bombardeada la República Española (Guernica) el Club Barcelona disputaba partidos en Estados Unidos y México, el gobierno vasco envió, en 1937, al equipo Euskadi a Francia y otros países europeos; ambos equipos con la misión de hacer propaganda y recaudar fondos para la defensa de la República (antes de partir el Pte. del Club Barcelona cayó bajo las balas franquistas). Ambos equipos en los campos y fuera encarnaron a la democracia acosada... Después en el 56 y 60 el club modelo del franquismo, el Real Madrid, gana al hilo para la dictadura 4 copas de la liga española, 5 copas de Europa y una intercontinental. Con este club la dictadura logró tener una insuperable embajada ambulante del Fútbol como Bandera Política al servicio del dictador que muere por vejez y sin pagar por sus horrendos crímenes a la España Republicana. Este mundial terminó. Vale preguntarnos: 1) ¿La selección española era la mas meritoria para tal trofeo?, 2) ¿Que está aconteciendo con el actual fútbol? En nosotros, si la buscamos, está la respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario