domingo, 6 de diciembre de 2009

Déjame entrar (Låt den rätte komma in)

El género vampirezco, hoy en día tan manoseado, encuentra una válvula de escape, una perspectiva singular para los que gustan de este viejo género: Déjame entrar. La película está basada en el libro del mismo nombre escrito por el sueco John Ajvide Lindqvist, quien también adapató el guión, y dirigida por Tomas Alfredson, antes reconocido por Four Shades of Brown. El film se estrenó en México a principios de este año. Ha ganado numerosos premios como la Mejor película europea en Sitges 2008, y la Mejor película de corte fantástico en San Sebastian.
La trama se desenvuelve en un suburbio de Estocolmo durante los años ochenta. Oskar, un niño flaco, rubio y pálido, de doce años aproximadamente, es continuamente acosado por sus compañeros de clase, especialmente por un niño que parece volverse más sádico y cruel conforme Oskar se encierra en su timidez. Solitario y lleno de rencor, Oskar se recluye entre los edificios de la unidad habitacional en la que vive, e imagina que se encuentra con sus enemigos, a quienes finalmente ataca con un cuchillo; en otras ocasiones, encerrado en su cuarto, lee las notas policiacas del periódico y recorta los artículos y las fotografías que más interesantes le parezcan.
Un día, a pesar del frío punzocortante de Estocolmo, mientras Oskar jugaba, una niña aparece poco abrigada y con una actitud misteriosa; es Eli, quien acababa de llegar al pueblo junto con Hakan, un viejo acabado y de aspecto sospechoso, que manifiesta ciertas inclinaciones pedófilas hacia la niña. Su llegada a los suburbios de Estocolmo, coincide con el acontecer de asesinatos recientes, pero eso no impide que la amistad, y luego romance, crezca entre los niños.
Es difícil que los que entran a ver esta película con ganas de sangre y dientes afilados, salgan satisfechos. La línea argumental del film, se basa en la relación de Eli, la niña vampiro, y Oskar, sin convertirse por esto un churro cursi como Crepúsculo. No se recurre en ningún momento a neologismos absurdos sobre el vampiro y sus condiciones de vida; para Eli, como para cualquier construcción tradicional del vampiro, es imposible salir a la luz del sol, ni puede entrar a un hogar sin ser invitada, no envejece ni tiene reflejo.
La frescura de la película, brota de la profundidad con la que el director trata temas como la soledad, el amor y el erotismo; tanto Eli, como Oskar y Hakan, son personajes solitarios, marcados por alguna clase de estigma social que los obliga a revalorar su manera de relacionarse con los demás. El despertar sexual de los protagonistas y la ambigua relación de Hakan con Eli, nos muestran la forma de reaccionar de algunos individuos al margen de las convenciones sociales, y las consecuencias que les acarrea.
El elenco está conformado por actores con poca trayectoria comercial, los protagonistas son Kåre Hedebrant (Oskar) y Lina Leandersson (Eli). La película fue filmada en Suecia, y en cuanto a la fotografía, no deja nada que desear al mostrarnos increíbles paisajes interminables oscuros y nevados, completamente adecuados para la película.
Se ha anunciado el re-make gringo de este film. El director a cargo será Matt Reeves, contratado por la compañía cinematográfica Hammer Films, quien compró los derechos de la película Sueca. Ante esto, el director de la prmera película se muestra ofendido, mientras que al autor del libro le parece una idea maravillosa, pues según él, deja la puerta abierta a la posibilidad de hacer una película completamente diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario