domingo, 5 de julio de 2009

Digno Manifiesto

Una voz recorre el mundo: La digna voz. Todas las fuerzas apologéticas de la vieja guardia se han aliado en santa cruzada para asediarla: los curas pederastas y sus compinches “preciosos”, los horroris causa comandados por Don Vicente y sus camaradas en Atlanta, los yunquistas de distinguido linaje y sus minúsculos polizontes, los priistas de museo de antigüedad y sus retoños de amarillo pelaje.

¿Qué voz de oposición no ha sido motejada de indigna por el despotismo ilustrado? ¿Qué voz de oposición no ha sido embestida con el epíteto zahiriente de indigno?

De este hecho resulta una doble enseñanza:

Que la dignidad, reconocida como un precepto ético –si bien con valor de cambio entre la masa politiquera- debiera orientar a aquel que se ocupa de los asuntos públicos.

Que ya es tiempo de que La digna voz exponga a la faz del mundo entero sus impresiones, fines e inclinaciones, que oponga a la apócrifa dignidad del político emprendedor un digno manifiesto.

Con este fin, hombres y mujeres de las más diversas procedencias se han reunido en las inmediaciones de la costa del Golfo de México y han redactado el siguiente manifiesto, que será publicado en español, inglés, francés, alemán, italiano, mandarín, flamenco, portugués, danés y todo lo que la interred (sic) sea capaz de traducir…

A continuación presentamos los preceptos y postulados básicos de nuestro proyecto:


1. Enfundada de vitalidad, La digna voz es un pronunciamiento a favor de la integridad informativa y el diálogo.

2. Es una refutación de los criterios y dogmas que amordazan al saber.

3. Es un reconocimiento puro y vivo del otro.

4. Es un proyecto unidisciplinario: una incorporación de las múltiples disciplinas a un solo análisis.

5. Es la declaración de un malestar digno.

6. Es una protesta contra la agresión y sus ejecutores, contra la marginación y sus apóstoles, contra la libertad espuria y sus emprendedores.

7. Es un espacio para las voces sin voz, un vínculo para el lector y las diversas percepciones de los movimientos antisistémicos que denuncian la obsolencia de las instituciones que nos rigen.

8. La producción de información alternativa será nuestra misión esencial; la crítica reflexiva, nuestra herramienta. Nuestra propuesta, sin embargo, no se reduce al contacto unilateral con el lector, tal como ocurre con la prensa tradicional. Será un espacio público para dialogar con todo aquel que desee participar y expresar su punto de vista. La coyuntura política actual exige de nosotros una comunicación más rigurosa y franca.

La digna voz

No hay comentarios:

Publicar un comentario