martes, 26 de mayo de 2009

Venganza de Prometeo

A E. Padilla


Uno con el cigarro en la oreja

el otro

lo baila lento

con los dedos.

Caminan

apenas hablan.


-Quizá sepa demasiado-

piensan ambos.


Se detienen

y esperan el camión.


Aún no encienden el tabaco

lo muestran como joyería sin brillo.

Han olvidado el fuego

y ya no se ven las caras


los buitres picaran sus cuerpos.


Reyes Rojas



No hay comentarios:

Publicar un comentario